Capítulo 68

 Relajo todo mi cuerpo, me acomodo en el sofá y le pego un buen trago al café blanco que tengo entre manos.  El rico sabor inunda mi boca al instante.
–Eres rico, ¿por qué eres tan tacaño?
–Necesito un motivo que demuestre que no tienes nada preparado.
–¿ “Estoy aburrido” cuenta? – Le miro con los ojos helados.
–Esa ese es el motivo que quiero. Si tuvieses una razón lógica no te creería. – Su manía de dar golpecitos con el bolígrafo sobre la mesa antes de volver a trabajar no ha cambiado.
Y en ese momento, casi se me sale el corazón del pecho. Al principio no sabía que el que me da de comer es, en realidad, uno de los subordinados de Ye CanSheng. Si no hubiese visto los números de teléfono y su nombre, seguramente no habría podido adivinar que yo soy a quien su amo está buscando desde hace dos meses.
No ha perdido la compostura y me ha mirado como si fuese un desconocido, sin embargo, la segunda vez que me trae café veo una nota pegada a la taza: “Si eres Fang YunSheng, pide un postre”.
Mi corazón deja de latir al momento, porque sé que puedo, y voy, a ver a CanSheng.
Y justo entonces, todo lo que tengo que hacer es un espectáculo de fuegos artificiales. ¡No falta mucho para que me pueda ir!
La silueta de Ye CanSheng no deja de aparecer en mi cabeza… Su flequillo de pelo negro cubriéndole los ojos; el contorno de su rostro tan de ensueño y exquisito bajo la luz. Todavía recuerdo cómo se quedaba de pie debajo de la luz del sol, cómo se giraba y miraba a Cacahuete que estaba encima de mi barriga de vez en cuando…
“YunSheng”, decía.
–YunSheng. – La voz de mi cabeza superpone a la voz de la realidad que alberga cierta ternura, pero otro tono. Levanto la cabeza.
Es ShangFan.
Me quedo en blanco unos instantes antes de suspirar aliviado.
–¿Has acabado?
–Mmm. – Murmura y, de repente, me coge la cara. – útilmente me da la sensación de que estás muy feliz. Sueles poner una cara de esperanza. Me es… incómodo.
La fuerza de sus manos aumenta cuando termina de hablar. Me aprieta la cara con los dedos y es incómodo, sus ojos afilados me observan y me dejan sin escapatoria.
Por dentro siento miedo. Temo que sea capaz de ver algo. Extiendo la mano y le aparto las suyas, pero me las coge.
–Te pareces mucho a él…
Obviamente, se refiere a mi padre. Levanto la cara y miro a ShangFan, que está delante de mí, concentrado en mi mirada. Permito que sus dedos repasen mi rostro poco a poco, desde mis cejas hasta la esquina de mis ojos; desde la nariz, hasta la esquina de mis labios.
Es extremadamente gentil y sé que todavía echa de menos a esa persona.
De repente, pienso que ShangFan no es tan malo.
–XiaoFan. –Digo después de relajar mi cuerpo.
La mano que tiene sobre mi cara se pone rígida y me mira sorprendido. Solía exigir que le llamase así, seguramente mi padre lo hacía, pero me daba asco y nunca estuve dispuesto a hacerlo. Da igual cuánto jugase con mi cuerpo, no iba a comprometerme a ello… Sin embargo, hoy es una excepción. De repente, siento deseos de decirlo. Quiero decirlo más que nada.
Alzo la vista y veo lo atónito que está. Le tiemblan las pupilas, entonces, me abraza. Pensaba que me iba a llamar: “XiaoFu”, pero me llama “YunSheng”.
Qué lástima, mis sentimientos por él sólo llegan hasta aquí.
Por eso, dos noches después de pedir que me llevase a ver los fuegos artificiales, deja sus documentos y se queda en el balcón abrazándome. Dice que veremos los fuegos artificiales dentro de poco. Yo intento tranquilizar mi corazón. Sé que Ye CanSheng aparecerá mucho antes de que el espectáculo termine. No sé si matará a ShangFan, ni sé si está enfadado…
Ayer me inyectaron el Demonio Azul y tengo el cuerpo debilitado. Me medio apoyo en la barandilla y permito que él me rodeé con los brazos.

–Ya empieza. – Su voz en mi oído es grave y sexy.
Title: Capítulo 68
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1

1 comentarios:

oohhhh gracias ppr los cap estoy hiper emocionada por como va a seguir esto gracias por la traducción no lo dejes nunca