Capítulo 57: Embrollo fallido

–¡No dejaré que te salgas con la tuya! – Los fríos ojos de Li Zhang Le la miraron.
Li Wei Yang se mantuvo tranquila y serena.
–Hermana, no te encuentras bien y sólo hace un poquito de aire, qué débil e incompetente. Deberías cuidarte más, no hagas que padre y madre se preocupen.  – Dicho esto, Li Wei Yang se contoneó con Bai Zhi.

*        *        *        *

La lista de regalos que el Emperador le había entregado a Li Wei Yang era muy larga y en esos momentos se hallaba en las manos de Da Furen.
–Lao Ye, ¿no es demasiado? – Da Furen parecía sorprendida por la larguísima lista de regalos en apariencia.
–Su Alteza se los ha otorgado a Wei Yang. – Li Xiao Ran sabía por qué Da Furen decía aquello. El nivel de los bienes, las joyas y el oro presentes, era superior al valor de la dote que había traído consigo cuando se casó.
–Lao Ye, Su Alteza se lo ha otorgado a la familia Li. – Da Furen miró la lista mientras hablaba. No podía quedarse sentada de brazos cruzados viendo a Wei Yang sacar tanto beneficio.
–Furen, Su Alteza lo ha dicho con toda claridad: estos regalos son para Wei Yang. Si no se los damos, la noticia se extenderá y eso no será nada bueno. La familia Li no puede permitirse perder a esa persona. – Añadió lentamente.
Da Furen pensó en ello.
–Lao Ye, los gastos de este año de la casa son muchos. La segunda y tercera parte de la familia también están usando fondos públicos. He usado mi propia dote en año nuevo, en las festividades y en las bienvenidas y despedidas para que nadie quedase en evidencia. Siempre has sido honesto, incapaz de aceptar ninguna limosna de los oficiales. Nuestra situación financiera mejoraría con todo este dinero. Además, Min Feng tendrá que casarse pronto, y después de Li Zhang Le hay otras tres niñas, su dote también tiene que ser grande-…
Li Xiao Ran estaba abochornado, no era fácil mantener una familia tan grande. Ignoró, inconscientemente, los beneficios del sinnúmero de tiendas y fincas del clan Li. Al igual que su mujer, en lo más profundo de su ser tampoco estaba dispuesto a darle tanto oro y tantas joyas a Wei Yang. La niña había desafiado y violado su autoridad como cabeza de familia, se sentía ofendido. Bueno, Wei Yang merecía una pequeña lección y por eso, asintió y estuvo de acuerdo con su esposa.
–Muy bien, lo hablaré con Lao Furen.
Lao Furen solía estar de acuerdo con las opiniones de Li Xiao Ran por lo que, cuando Da Furen escuchó su respuesta no pudo evitar sonreír complacida.

*        *        *        *

El cielo vespertino era claro, hacia la noche empezaron a caer perlas de nieve que crujían al chocar con las tejas del tejado. Poco tiempo después la casa entera se cubrió de una fina capa blanca acompañada del ansioso y denso sonido de la nieve.
Li Xiao Ran miró el temporal, frunció el ceño y entró en la casa. Allí sólo encontró a Lao Furen con un batín de satín bordado de verde apoyada contra un cojín de recamado recitando escrituras.
–¿Dices que los regalos de Su Alteza tendrían que usarse para llenar los fondos públicos? – Lao Furen retorció las perlas de Buda tras escuchar sus palabras y comentó en un tono burlón y despreciativo. – En el edicto Imperial está claramente escrito que esas cosas son para Wei Yang. No me hagas ir a leértelo otra vez ahora que estoy en el salón ancestral rezando.
–Claro que lo sé, pero Furen, ella… – Li Xiao Ran no esperó que el rostro de Lao Furen cambiase de repente, tornándose rojo y atónito de inmediato.
–Me tranquiliza que te encargues de los asuntos del gobierno, pero eres demasiado indulgente con la mujer de tu casa. Wei Yang también es tu hija aunque haya nacido de una concubina. No me parece inferior a tu hija mayor, tendrías que quitarte esa idea de la cabeza.
Li Xiao Ran frunció el ceño sin percatarse.
–¿Cómo puedes comparar a Wei Yang y Li Zhang Le-…?
–¿Comparar? ¡Piensa bien! ¡A la que se le ocurrieron las ideas para ayudar a aliviar los problemas de su Alteza no fue Zhang Le! – Le recordó Lao Furen.
La expresión de Li Xiao Ran no era nada buena, estaba haciéndose el sordo a propósito. Lao Furen resopló y añadió:
–Sé que Zhang Le es tu primogénita, bonita y hermosa. Jiang Shi y tú habéis depositado muchas esperanzas en ella. Sin embargo, nuestra casa Li siempre ha ido subiendo rangos de oficial, no hace falta escalar para ser descendientes de fénix y dragones[1].  Zhang Le es demasiado arrogante y podría traer problemas. Si la posición del príncipe heredero es estable puede que no sea un problema, pero ahora mismo todos los príncipes están en disputa. Involucrarnos no nos dará buenos resultados. Además, la reputación de Zhang Le en la ciudad a causa de este incidente es un desastre absoluto, si todavía crees que será capaz de llegar a emperatriz con sólo su cara bonita, será mejor que te prepares para ver la familia Li ardiendo en un baño de aceite.
No era la primera vez que Lao Furen decía estas palabras. Estos también eran los motivos por los que no le gustaba Zhang Le. Su belleza y arrogancia podrían ser todo lo contrario a una bendición para la familia Li.
–En tu posición actual es como si anduvieras sobre la cuerda floja… – Lao Furen pareció estar murmurándose a sí misma, no obstante, también le recordó algo. – Puede que Su Alteza sea consciente que estás escogiendo a uno de sus hijos.
Li Xiao Ran se sorprendió de repente, lleno de aprensión. ¿Sus ideas eran demasiado precipitadas? No pudo evitar asentir.
–Podríamos dejar la situación a un lado, pero Wei Yang-…
Lao Furen suspiró.
–Cada hazaña y palabra de hoy se ha grabado en el informe histórico. Aunque no pienses en la honra que te ha dado, deberías acordarte de la pluma del historiador. ¿La familia Li necesita dinero? ¿Por qué tenemos que hacer algo de tan poca clase?
Da Furen se rehusaría sin lugar a dudas, a Li Xiao Ran le dolía la cabeza. Pero no se atrevió a violar los deseos de Lao Furen, así que asintió y dijo:
–Entonces haremos lo que dices.
Una hora después todos los regalos cayeron en manos de Li Wei Yang.
Lao Furen la hizo a un lado para enseñarla.
–Esto es lo que te ha regalado Su Alteza, tienes que vigilarlo. No dejes que nadie te lo arranque. Aunque esta vez te ha ido bien, si algo hubiese ido mal todo habría acabado siendo un desastre. No busques méritos, sino evitar la culpa. Tienes que ser más prudente la próxima vez, ¿entiendes?
Todos estos consejos que provenían del corazón y que raramente le daban a Li Wei Yang se los dio su abuela. Los ojos de la muchacha enrojecieron.
Lao Furen sonrió, le acarició la cabeza y dijo:
–Niña tonta, tener al toro por los cuernos es cuestión de suerte. Lo de hoy ha asustado estos huesos viejos que tengo, eres demasiado atrevida; te has atrevido a ir de lista con Su Alteza. Sin embargo, la piedad filial siempre es algo bueno, los días de tu madre mejorarán ahora que es una señora de tercer rango.
–Gracias por no culparme, Lao Furen. – Li Wei Yang rodeó el brazo de Lao Furen con sus manos, sus lágrimas cayeron gota a gota al suelo, dejando un hilo de manchas húmedas.
La criada Luo se apresuró a pasarle un pañuelo, sonrió y dijo:
–¡No llore, San xiaojie! ¡Ahora eres la xiaojie más rica de la ciudad!
Li Wei Yang se sorprendió un momento e inmediatamente empezó a reír.
Sí, lo que el Emperador le había regalado, a parte de todo aquello que sólo servía para decorar y amueblar, era oro. Y ese oro era lo más útil que tenía en cuanto a su futuro.

*        *        *        *

Da Furen recibió una carta de Li Xiao Ran al poco tiempo. Rebosante de ira y enfado, se dio la vuelta y fue al Yan Yu Ge de Li Zhang Le. Tan Xiang, al verla llegar a su patio, corrió a recibirla y habló tibueando:
–Da Furen, xiaojie… Xiaojie no se encuentra bien-…
Li Xiao Ran había organizado un banquete aquella noche para celebrar los logros de Li Wei Yang, todos los oficiales de alto rango y los nobles estarían presentes pero, ¿Li Zhang Le estaba enferma? El rostro de Da Furen se volvió de piedra.
¡Esta inútil…!


[1] El dicho: “descender de fénix y dragones” o en chino “fèng zǐ lóng sūn” (凤子龙孙) se refiere a ser descendientes de la familia real. El fénix es la emperatriz y el dragón es el emperador.
Title: Capítulo 57: Embrollo fallido
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1