Capítulo 50: Pescando en la nieve


–Agradezco la preocupación de Dajie. – Li Wei Yang sonrió.
Desde su derrota en He Xiang Yuan, Li Zhang Le parecía haberse convertido en otra persona. No sólo había empezado a actuar cariñosamente con ella, sino que también era cortés y se aseguraba de mantener la compostura. Era obvio que Da Furen la había regañado.
Li Wei Yang, en comparación con Li Zhang Le, no llevaba maquillaje lo que la hacía parecer todavía más joven y en ciernes, pero como Tuoba Zhen la había visto en la sala principal, tan segura y altiva, la había notado y, todavía más sonriente, le dijo:
–San xiaojie, siéntate, por favor.
Li Wei Yang no le rechazó y se sentó al lado de Li Chang Xi como si no hubiese notado la frialdad de su rostro. Li Chang Xiao le ofreció una sonrisa simpática, lo que sorprendió un poco a Wei Yang.
Li Chang Xiao, en su vida anterior, había sido igual que en esta, débil y compasiva, obediente y comprensiva. Da Furen la acabó casando con Wu huangzi, el quinto príncipe, pero como la madre de Wu Huangzi era de la alta nobleza sólo llegó a ser una concubina. La primera esposa había sido una mujer mandona por lo que sus días no habían sido fáciles. Después de dos abortos, su mente se fue deteriorando lentamente y se convirtió en la hija abandonada de la familia Li.
Li Wei Yang al verla sonreír de nuevo sintió simpatía. No podía cambiar el destino de todo el mundo, pero si llegase el día en que pudiera librarse de Da Furen y el resto, ¿el destino de su hermana daría un giro positivo?
Miró al otro lado y se encontró a Tuoba Zhen conversando lleno de sonrisas con Li Zhang Le. Li Wei Yang sonrió de mala gana.
Da Furen por aquellos momentos estaba considerando casar a Zhang Le con Qi Huangzi o el príncipe heredero, después de analizar ambos poderes terminaría entregando a su hija al poderoso Qi Huang Zi. ¿Quién se iba a imaginar que Tuoba Zhen inculparía a Qi Huang Zi y perdería su oportunidad de ascender al trono? Da Furen, entonces, usaría la muerte de Lao Furen como excusa para hacer volver a Li Zhang Le por el luto y así, evitaría la boda. Hasta que Tuoba Zhen no ascendiera al trono, la familia Li mantendría a Li Zhang Le en casa convirtiéndola en una solterona de veinticinco años de quién se burlaban en la capital.
Por aquel entonces, Wei Yang sintió compasión por ella y la recibía en palacio a menudo, bajo los constantes ruegos de Da Furen, para ayudarla a relajarse. A pesar de todo, no se percató que la persona más estúpida había sido ella misma que ya se había enamora pero que, a causa de la inestabilidad política, todavía la necesitaban como escudo de Li Zhang Le. Pensándolo bien, siempre supo que Tuoba Zhen tenía los ojos puestos en Li Zhang Le pero que padre le había rechazado por su bajo estatus y la había hecho casarse con ella. Conociendo su personalidad, él recordaría todo aquello y después de conseguir el éxito que necesitaba, acabaría ganándose la belleza y erradicaría toda burla.
Tuoba Zhen se percató de que los ojos de Li Wei Yang iban a la deriva en sus propios ojos profundos.
–Al final, los desastres de las nieves son catástrofes naturales así que no las podemos evitar, pero podemos usar recursos para resolver este asunto. Una forma podría ser abrir los graneros y preparar puestos de gachas fuera de los yamen[1] para resolver este momento crítico. – Expresó Li Zhang Le con seguridad.
Otra vez con abrir los graneros. La desesperación fluyó de los ojos de Tuoba Zhen, de todos modos, mantuvo una expresión de estar dispuesto a escucharla con respeto.
–Otra forma es hacer que el Emperador lleve a cabo una ceremonia de adoración e invite a todos los oficiales y nobles para que ofrezcan sus plegarias. El palacio dirigirá una fiesta de caridad en la que los oficiales formarán parte donando. Los nobles, viendo a los oficiales y a la familia real participando, no se atreverán a echarse atrás. Así podríamos acumular suficiente como para financiar y resolver las secuelas del desastre. Y de esta forma también podemos mostrar la amabilidad y la benevolencia del Emperador al mundo. – Li Zhang Le siguió hablando a un ritmo normal.
Un ápice de admiración iluminó los ojos de Tuoba Zhen.
–¡Bien dicho! Esta vez Da xiaojie ha tenido una gran idea. – reflexionó en ello y dijo. – Podemos pedirle al primer ministro Li que dirija la fiesta.
Li Zhang Le y Li Min Feng se miraron entre ellos y sonrieron simultáneamente.
–Dicho y hecho.
–Por supuesto, le pediré al príncipe heredero que se lo proponga al Emperador y le anuncie al mundo el acto filantrópico de la Da xiaojie de la familia Li. Seguramente, Fu Huang te premiará y se conocerá el nombre de Da xiaojie por todo el imperio. Y, por supuesto, las posesiones que done el ministro Li se le devolverán.
Li Wei Yang sonrió con suavidad. La reacción de Tuoba Zhen había sido rápida. Como todavía dependía del príncipe heredero no podía adelantarse y poner en marcha la propuesta. Pero si afirmaba con claridad que había sido una idea de Da xiaojie de la familia Li, el príncipe tendría que enfrentarse a la familia Li y no cosecharía todo el mérito. También esta era una buena oportunidad para caerle en gracia al ministro Li. Tuoba Zhen buscaría una forma de asegurar que el príncipe no acudiera para tener que ir él en su lugar y ganarse el respeto de las gentes del mundo. Era un hombre muy calculador y Li Wei Yang sonrió con frialdad y tranquilidad inconscientemente.
Li Zhang Le al verla sumida en sus pensamientos habló fríamente:
–A juzgar por tu expresión, San jie, ¿puede ser que hayas pensado en una idea mejor?
Li Wei Yang la miró.
–La idea de Da Jie es buena, pero no va a resolver la situación crítica a la que se enfrentan los plebeyos. De lo que carece el Emperador no es riqueza, sino estrategias para prevenir un desastre.
–¿Oh? ¿Y qué estrategias tienes? Déjanoslas escuchar. – Li Min Feng alzó las cejas.
Su hermana se había criado entre plebeyos y sus habilidades en la música, el ajedrez y la pintura eran del montón. Se podía decir que no tenía nada de qué presumir por lo que no podía creer que la muchacha pudiese ofrecer una idea mejor.
Li Wei Yang enseñó una expresión de incomodidad deliberadamente.
Li Zhang Le frunció el ceño, apretó los labios, la miró y con expresión afligida dijo:
–Nos dejamos mimar en nuestras extravagantes vidas mientras que los plebeyos llevan unas vidas de vagabundo, sufren hambre y dificultades. Se me hace difícil dormir pensando en todo esto así que, hermana, si tienes alguna estrategia, dila. No te la guardes para ti.
Li Wei Yang sonrió tranquilamente. ¿Qué simpatía por los plebeyos? ¿Qué dificultad por dormir? Li Zhang Le se gastaba más de quinientas monedas de plata en un tazón, ¿por qué pretendía ser caritativa?  Su única intención era ganarse el nombre de virtuosa y esperar la mejor de las propuestas.
Wei Yang sonrió para sí sin enseñar nada a los presentes.
–Sólo hay que implementar estos pasos: primero, tenemos que hacer un registro de todas las víctimas que necesiten ayuda. Entonces, se les debe proveer ayudas a todos estos, a las viudas y los pacientes muy enfermos se les debería dar más para prevenir robos y una distribución desigual. Segundo, se tiene que implementar un sistema de premio. Necesitamos conseguir que los aristócratas proporcionen ayudas a las víctimas sin cobro o que vendan comida con descuento y, a cambio, todos los que participen tendrían que conseguir algún premio. Habrá que castigar a todos los que no sigan el sistema. Tercero, hay que montar puestos de gachas. Esto se tiene que posicionar en todos los yamens. Hace años que se lleva a cabo pero los oficiales no se volcaron de corazón en ello. Pero si se relaciona las ayudas a las víctimas con las promociones, lo darán todo de sí, sin lugar a dudas-…
Todos los presentes esperaban que Wei Yang quedase en evidencia, sin embargo, conforme escuchaban sus expresiones se tornaron más y más pasmadas.
Li Wei Yang sonrió viendo la envidia y el odio de Li Zhang Le en su cara. El pez había picado el anzuelo.


[1] Un yamen () es el término tradicional que se empleado para designar los edificios de los oficiales del gobierno. 

Title: Capítulo 50: Pescando en la nieve
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1