Capítulo 23


Aunque la pistola apuntaba directamente a Qi Xiu Yuan, él fingió no percatarse. Sus ojos pasaron de largo la pistola y se concentraron únicamente en los ojos de Xiao Li antes de preguntar:
–¿O sea que lo has investigado?
La tranquilidad y la aprobación tácita de sus palabras incrementaron los deseos de muerte de Xiao Li y avivaron su furia. Agarró a Qi Xiu Yuan por el cuello de la camisa y le levantó del suelo violentamente. Xiao Li le golpeó las costillas sin preocuparse porque estuviera de pie. El impacto hizo que Qi Xiu Yuan volviese a tambalearse unos cuantos pasos para atrás y cayera al suelo. Xiao Li se agachó delante de él con la pistola en su cabeza.
–Dime, ¿Du Yan San Ge es tu abuelo o no?
Qi Xiu Yuan, soportando el dolor de su cuerpo, le miró de lleno. Entre jadeos arduos le contestó con firmeza.
–No.
Xiao Li golpeó la parte trasera de la cabeza de Qi Xiu Yuan con la pistola. La colisión fue tan brutal que le quitó la respiración de un movimiento. Un aire frío y furioso consumía a Xiao Li mientras tocaba la mejilla de Qi Xiu Yuan con la pistola y le giraba la cara para podérsela colocar otra vez en la frente.
–¡Repítelo!
–No.
Una vez más, Xiao Li le levantó y lo lanzó cruelmente contra la pared gélida. Entonces, con la ira de miles en su cabeza, dejó que su puño golpease el cuerpo de Qi Xiu Yuan un sinnúmero de veces.
Qi Xiu Yuan era completamente incapaz de esquivar sus poderosos puñetazos y tampoco tenía la fuerza para devolvérselos. Gimió de dolor y se obligó a soportar la hinchazón de su cuerpo.
Xiao Li paró después de lo que pareció una eternidad. Su respiración acalorada abanicaba al otro hombre. Capturó la barbilla de Qi Xiu Yuan de un movimiento rápido y fuerte, y le levantó la mano posando el cañón de su pistola entre sus cejas.
–“Puede que el camino que recorren sea diferente, pero son personas como nosotros”. – Xiao Li escupió estas palabras una a una. – ¿También me has mentido sobre esto?
Qi Xiu Yuan sintió como si le hubieran roto la sien cuando chocó contra la pared. Podía sentir la sangre fresca recorriéndole el lado izquierdo de la cabeza y tiñendo la esquina de su ojo, obligándole a mirar de soslayo. Pero incluso entonces, podía ver como la mano con la que Xiao Li sujetaba la pistola temblaba.
Era como si necesitase su respuesta con urgencia.
Era como si temiese su respuesta.
Era como si su respuesta fuera a cambiarlo todo.
Qi Xiu Yuan por fin abrió la boca para hablar. Era la primera vez que evitaba sus ojos.
–Sí.
La mano le sujetaba la barbilla con fuerza. Xiao Li le observó con los ojos tan fríos como la nieve invernal.
–¡Mírame!
Los ojos de Qi Xiu Yuan volvieron a Xiao Li de mala gana.
–Repítelo. – Xiao Li presionaba la pistola con fuerza contra su frente y su tono de voz era más irascible. – ¿Me mentiste?
Las palabras que abandonaros su boca impactaron gratamente en Qi Xiu Yuan. Miró directamente a los ojos de Xiao Li que rebosaban confusión. Entonces, con una voz gentil y firme, respondió:
–Sí.
A pesar de lo que imaginaba, Xiao Li no volvió a pegarle esta vez, no obstante, la fuerza de su mano se intensificó y la expresión de sus ojos era peligrosa.
–Explícate.- su voz se fundía con una sensación violenta aunque triste.
Qi Xiu Yuan se quedó de piedra y sin habla.
Xiao Li quitó la mano izquierda y bajó la pistola.
–¡Explícate! Dime, ¡¿por qué me has mentido?! – Rugió como un trueno. – ¿Me aprecias? ¿Quieres ser mi amigo? ¡¿Me has tomado por un jodido imbécil, hijo de puta?! ¡Dime!
Volvió a levantar la pistola. Sus dos ojos brillaban con un rayo de luz de rabia. En ese momento agonizante el corazón de Qi Xiu Yuan entró en erupción, de repente, extendió la mano y le sujetó la parte trasera a Xiao Li, entonces, ejerció toda su fuerza para acercarle. Su respiración iba a aventones mientras besaba desesperadamente esos labios que había anhelado desde siempre. Le habían pegado hasta llenarle el cuerpo de heridas; parte de su visión estaba cubierta de rojo y lo peor era que la pistola de Xiao Li les presionaba las mejillas, pero incluso entonces, eso era todo lo que quería hacer. Ya lo llevaba deseando desde hacía demasiado tiempo. Aunque fueran a dispararle en cualquier momento, seguía anhelándolo. Ya no era capaz de detenerse.
Después de aquel beso, vino un segundo beso y después de este, Xiao Li respondió. Le dio un puñetazo con casi toda la fuerza de su cuerpo y dejó que lloviera sobre Qi Xiu Yuan haciéndole caer sobre el duro suelo.
Xiao Li usó la parte trasera de su mano para lavarse los labios mientras le pateaba despiadadamente.
–Quiero estar contigo.
Qi Xiu Yuan yacía en el suelo incapaz de soportarlo; un estallido de tos se filtró en el aire.
Xiao Li detuvo sus movimientos un momento.
–¿No querías una explicación? – Las palabras volaron directamente de la boca de Qi Xiu Yuan. Temía que si no hablaba lo suficientemente rápido Xiao Li perdería el interés y no volvería a escucharle. – Quiero estar contigo. Xiao Li, lo quiero con todo mi ser. Quiero que dejes la mafia. Quiero que dejes de hacer esas cosas. Quiero gustarte. Quiero que me gustes. Quiero que me trates bien y que no sea por mi relación con Xiao Yang. – Tosió sangre. – Pero, no te gusto. Siempre has sido muy distante conmigo, entonces, me aceptaste como alguien que te había ayudado, como tu benefactor. No quería que fuera así. Sólo quería estar a tu lado. Xiao Li, Xiao Li, no me quedó de otra. No me quedó de otra…
Alzó la cabeza e intentó desesperadamente mirar a Xiao Li, pero el dolor de su corazón y la sangre oscurecían su visión, haciéndola borrosa. No podía ver la expresión del rostro de Xiao Li con claridad.
En el callejón taciturno apenas consiguió vislumbrar como Xiao Li le apuntaba con la pistola y entonces, la bajaba de nuevo. Fue como si hubiese esperado un día entero, una noche entera. La espera le sofocaba, pero poco después, Qi Xiu Yuan le escuchó decir:
–Desde ahora haré ver que no nos conocemos.
Entonces, sin emoción alguna, ignoró a Qi Xiu Yuan y pasó de largo su cuerpo. Qi Xiu Yuan observó en aquella tenebrosa oscuridad como su cuerpo desaparecía por la esquina de aquel callejón oscuro.

Title: Capítulo 23
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1