Capítulo 8


El taxi todavía no se había parado del todo cuando Qi Xiu Yuan le lanzó un montón de billetes al conductor y salió escopeteado del asiento del pasajero.
La entrada delantera de Jin Ting estaba decorada con una elaborada iluminación digna de recordar. Qi Xiu Yuan contuvo el aliento e intentó guardar la mejor de las composturas antes de entrar por la puerta.
-Hola señor, enséñeme su carné de miembro, por favor.-Dijo la hermosa recepcionista con una voz hechizante y agradable.
-Me gustaría hacerme socio.-respondió Qi Xiu Yuan.
-Le damos la bienvenida. La cuota anual son 800,000 yuanes. La cuota inicial son 80,000 yuanes. Puede pasar por aquí para pasar la tarjeta.
La recepcionista anduvo hasta la barra sin prisa. Qi Xiu Yuan la siguió lentamente e intentó encontrar la oportunidad de colarse, sin embargo, vio una silueta conocida.
¿Cómo se llamaba…? pensó para sí intentando acordarse.
-¡Lin Zi!
El fornido giró la cabeza y anduvo hacia su presunto conocido.
-Pensaba que me había equivocado, pero sí que eres tú.-dijo Qi Xiu Yuan en un tono amigable y una sonrisa.
Lin Zi estaba sin palabras.
-Me alegro de que estés aquí.-Qi Xiu Yuan le dio unas palmaditas en el hombro energéticamente.-Se me ha olvidado mi tarjeta de socio y no sabía cómo entrar.
Lin Zi estaba atónito.
-¿Qué te parece esto?-Qi Xiu Yuan se pegó al hombro de Lin Zi.-Llévame contigo.
De repente, se escuchó un frufrú cuando le apartaron la mano. Qi Xiu Yuan se frotó el hombro que le dolía. Miró la complexión sombría del fornido.
-Ya me acuerdo de ti. ¿Otra vez buscando a Li ge?
-¿Buscando a Xiao Li?-Esta vez le tocó a Qi Xiu Yuan quedarse sin habla.
Lin Zi hizo un gesto y, de inmediato, dos hombres aparecieron y retuvieron a Qi Xiu Yuan, entonces, le arrastraron hasta la salida de Jin Ting.
Lin Zi le siguió con una apariencia siniestra y con toda la ferocidad que tenía dijo:
-Tú eres un simple profesor de escuela, ¿dónde ibas a conseguir todo el dinero para venir a un club como este? ¡Estás buscándole problemas a Li ge! Te lo advierto, bastardo, Li ge y Xiao Yang ya han cortado toda relación. Si quieres algo, ves a buscarle tú mismo. ¡Si te vuelvo a ver,  en cuanto te vea, te daré de hostias! ¡Vete!
Los dos hombres que le sostenían le tiraron al suelo y siguieron a Lin Zi otra vez hasta Jin Ting.
-El territorio de Xiao Li…
Qi Xiu Yuan murmuró para sí varias veces lo mismo con una expresión complicada y se levantó del suelo. Pescó su móvil del bolsillo y repasó su lista de contactos. Aunque creía que no volvería a verle jamás, por alguna razón no consiguió reunir el valor para eliminar su número.
Si le llamo, ¿lo cogerá? ¿Me ayudará? El día que le vi tenía una expresión muy fría y desinteresada. Si me ignora, ¿qué voy a hacer…? Si… Si el que quiere hacerle daño a Jiang Xiao Ning es él…
Qi Xiu Yuan, con anticipación, marcó su número e intentó imaginarse cómo debía estar Jiang Xiao Ning en aquellos momentos. Por fin, pulsó el botón de llamada e inesperadamente, sus dedos no dejaban de temblar.
-Hola.-La voz de Xiao Li era tranquila y poderosa.
-Xiao Li, soy Qi Xiu Yuan.
-Un momento.
La llamada terminó. Qi Xiu Yuan se desanimó con el desenlace. No se atrevió a volver a mirar el móvil y dejó caer la cabeza. Por alguna razón inexplicable, su corazón palpitaba con una abrumadora emoción.
-Profesor Qi.
Sorpresivamente, la voz de Xiao Li volvió a resonar por sus oídos. Sorprendido, Qi Xiu Yuan no pudo evitar levantar la cabeza otra vez.
Xiao Li vestía un traje de estilo occidental mientras bajaba la espléndida entrada de Jin Ting hasta Qi Xiu Yuan.
-Profesor Qi, lo siento mucho. Li Zin me lo acaba de contar. Es muy impulsivo, ruego no se lo tome muy a pecho.
-No, no pasa nada.-dijo Qi Xiu Yuan mientras observaba con atención a Xiao Li.
Xiao Li se sintió un poco incómodo al tener esa mirada tan intensa sobre él.
-¿Me buscaba? ¿Necesita algo? ¿Xiao Yang ha-…?
-No.-Qi Xiu Yuan río para sí en secreto. Necesito que me ayudes con otra cosa.

Title: Capítulo 8
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1