Capítulo 2:

Un miembro del grupo le guío hasta los sofás.
-Profesor Qi, siéntese aquí, por favor.-Dijo con amabilidad.
Qi Xiu Yuan no abrió la boca mientras miraba la mesa llena de delicatesen exóticas de diversos lugares y los utensilios brillantes de hermosos diseños. Sin hablar de que la mesa también estaba decorada con flores en jarrones exquisitos.
Poco después, muchos miembros se sentaron a su lado haciendo evidente que se iban a unir a ellos. Este tipo de ambiente hizo que Qi Xiu Yuan sintiera que estaba en algún tipo de feudo en lugar de rodeado de gente amenazadora.
Suspiró y dijo con impaciencia.
-Pensaba que el señor Xiao quería discutir un asunto más importante, no comer.
Xiao Li le miró con ojos misteriosos y dijo:
-Profesor Qi, acaba de salir de trabajar, debe tener hambre. ¿Qué le parece si comemos primero y luego hablamos? Si no le gusta la comid-…
Qi Xiu Yuan se apoyó contra el respaldo de la silla mirándole mal.
-No tengo hambre.
Xiao Li se quedó callado durante unos segundos y entonces, asintió aceptando la afirmación seca de Qi Xiu Yuan.
-Entonces, hablaremos primero. Lin Zi, llévate todo esto.
Los obedientes miembros de aspecto feroz mostraron una expresión de decepción. Suspiraron y, uno tras otro, se llevaron la comida, las decoraciones y hasta la mesa.
Bajo la orden silenciosa de Xiao Li, que había dado en forma de asentimiento, todos los miembros se quedaron de pie lejos de ellos.
Ahora lo único que quedaba entre el líder de la mafia y el profesor de escuela era el brillante y suave suelo. Apenas estaban separados.
El temperamento de Qi Xiu Yuan se suavizó al tener menos miembros de la mafia mirándole y esperándole. Entonces, le disparó con la mirada a Xiao Li, cuyos penetrantes ojos estaban también fijados en él. De repente, apartó los la mirada posándola en el suelo, para evitar tener que enfrentarse a aquellos ojos con un aire silencioso e inquebrantable. Todo lo que Qi Xiu Yuan podía escuchar era la voz de Xiao Li mientras miraba el suelo, casi hipnotizado por las líneas de éste.
-Profesor Qi, supongo que ya conoce a Xiao Yang.-De los labios de Qi Xiu Yuan sólo salió un gruñido.-Xiao Yang es un buen niño. Desde pequeño siempre ha sido tranquilo y amable. Le aseguro que tiene la cabeza muy bien amueblada. Ahora mismo, tiene un trabajo estable y un buen sueldo.-Dijo Xiao Li con sinceridad.-No hay ningún motivo por el que deba preocuparse. Nunca ha hecho nada, ni ha estado involucrado con nada relacionado con negocio.-Qi Xiu Yuan permaneció en silencio, sin decir nada; los dibujos del suelo eran cautivadores.-Profesor Qi, Xiao Yang me habló de ti. Yo también le tengo un gran respeto. Yo, por mí mismo, he elegido este camino pero jamás permitiría que mi hermano pequeño lo hiciera. Es una persona muy determinada y se ha esforzado para conseguir sus metas. Ha ido a la escuela, ha estudiado en el extranjero, e incluso ha trabajado; siempre ha usado sus propias habilidades-…
-Eso es imposible.-Dijo Qi Xiu Yuan.
-Profesor Qi…
-No hace falta decir nada más. ¿De dónde sacó el dinero para ir al extranjero?-Qi Xiu Yuan alzó la vista y miró a Xiao Li directamente, inquebrantablemente.-Por aquel entonces, sólo era un estudiante, ¿de dónde habría sacado un niño tanto dinero? Con sólo llegar ya tenía un trabajo con una paga muy alta. ¿De verdad me está diciendo que esto no tiene nada que ver con usted?-Había una sonrisa en su rostro.-Aunque no haya relación económica, le tiene que llamar: “hermano”, ¿cierto?
Xiao Li frunció el ceño, creando muchas arrugas. Fuera lo que fuere que quisiera decir, no fue capaz ya que Qi Xiu Yuan ya se había levantado y caminaba hacia él.
Qi Xiu Yuan se detuvo delante de él. Con la cintura inclinada hacia adelante en dirección a Xiao Li, le miró directamente a los ojos y preguntó:
-Duele, ¿verdad?
-No pasa nada.
El pecho y el hombro de Xiao Li se hundieron ligeramente apoyándose en el sofá. Qi Xiu Yuan dio un paso más y se inclinó un poco más cerca.
-Señor Xiao, puede que desconozca las normas y las prácticas de su grupo, pero creo que quien sea que le hirió, seguramente está mucho peor que usted ahora mismo. Seguramente le hizo pagar cien veces el dolor que le infligió a usted. Lo que me preocupa es que, cuando esa persona quiera vengarse de  usted, ¿cómo puede garantizar que no implicarán a sus seres queridos?-Qi Xiu Yuan resopló a modo de burla totalmente insatisfecho.-Cuando llegue el momento, si le pasa algo malo a Xiao Yang, ¿qué será de Susu?
Xiao Li entrecerró los ojos, con la vista fija en el rostro de aquel hombre que estaba tan cerca. Apretó los labios, era evidente que estaba controlando su enfado, sin embargo, no dijo nada.
Qi Xiu Yuan irguió el cuerpo y dio dos pasos atrás antes de suspirar.
-Señor Xiao, nosotros sólo somos una familia normal. No queremos problemas innecesarios. Usted sólo tiene a su hermano pequeño y yo también sólo tengo a mi hermana pequeña.
Xiao Li frunció el ceño y apartó la vista. La expresión de sus ojos le recordó a Qi Xiu Yuan como sus alumnos se quedaban sin palabras, atontados e incapaces de responderle después de una regañina.
El alto e intimidador líder de la mafia se quedó sentado en el sofá, sin embargo, le cubría cierta angustia. El corazón de Qi Xiu Yuan se suavizó sin motivo aparente; las palabras más ofensivas y duras que guardaba se negaron a abandonar sus labios. Un ambiente silencioso y persistente se transmitía entre ambos, inconscientemente abrumándoles. Entonces, un momento después, Qi Xiu Yuan suspiró y dijo:
-Señor Xiao, si no hay nada más que hablar, me gustaría marcharme. Mañana tengo que dar clases.
Al escuchar esas palabras, Xiao Li se levantó súbitamente.
-Profesor Li, permita que alguien le lleve a casa.
El color de la tez de Qi Xiu Yuan cambió al recordar ese vehículo, ese Linconl que le había traído desde las puertas del colegio y “transportado” hasta aquel lugar.
-No hace falta, no quiero llamar la atención.
Al escuchar su argumento, Xiao Li contestó:
-Si no quiere que le vean en algo tan extravagante, haré que cambien el coche. No se niegue, por favor. Así podré estar más tranquilo.
Qi Xiu Yuan siguió al hermano menor[1] hasta la puerta. Una vez fuera había un sedan negro esperándole en la puerta. Qi Xiu Yuan entró de mala gana.
Justo cuando el coche estaba a punto de marcharse, Xiao Li salió y llamó a su ventana. Qi Xiu Yuan seguía dudoso pero el chófer ya había bajado la ventanilla.
-Profesor Li, llévese esto.-Dijo Xiao Li antes de pasarle un paquete.-Siento mucho haberle hecho perder el apetito. Llévese este aperitivo con usted.
Qi Xiu Yuan se lo pensó un momento y entonces, aceptó. No pudo evitar darle las gracias a Xiao Li al ver sus ojos repletos de sinceridad.
De camino a casa, el chófer no mostró expresión alguna, y no dijo palabra. Llegados a este punto, Qi Xiu Yuan estaba más que nervioso.
Parece que lo que me había dicho Susu era verdad. No parece un mafioso ilegal, pensó Qi Xiu Yuan. No, eso está mal, se dijo a sí mismo con firmeza, si tú fueras uno de ellos te cortarían un brazo y la pierna, no puedes pensar así.


[1] Permitid que os aclare lo de “hermano menor”. Dentro de las mafias, entre ellos, se llaman “hermanos”. Este “hermano menor” que lleva a Qi Xiu Yuan hasta fuera es un subordinado más del grupo de Xiao Li.

Title: Capítulo 2:
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1