Prólogo


La noche se acercaba a Shibai-machi, y el tráfico se volvió más clamoroso con vehículos como bicitaxis y coches de caballos.
Las lámparas de aceite que aparecieron en los primeros años de la era Meji iluminaban la calle. Los enciende lámparas prendían las llamas en las mechas y los pétalos de cerezo quedaban iluminados por brillo suave en la profunda oscuridad. Una fila de magníficos cerezos recorría toda la calle desde Dotonbori, pasando por el lado oeste de Kadoza y dirigiéndose al gran templo de Hozenji, donde desaparecían de forma repentina delante de la inmensa puerta oeste. Pasada el altísimo portal, estaba el distrito Namba, que acababa de abrirse. Hogar del placer del distrito Otobe y de los mejores burdeles de Osaka, donde hasta los pétales cambiaban de color.


Title: Prólogo
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1