Capítulo 15: Maquinando


Cuando Da furen volvió a su Fu An Yan, esta se sentó en silencio y se bebió el té infelizmente.
-¡Li Wei Yang, esa insolente! ¡Se ha vuelto más audaz! ¡¿Cómo se atreve a ir en contra de su madre?!-Exclamó Li Chang Xi impaciente, repleta de resentimiento. Da furen alzó la vista hacia Li Chang Xi, las puntas de sus labios se curvaron pero no dijo nada.
-Wu meimei, ¿cómo has podido decir esas cosas de San mei? Es muy irrespetuoso.-Li Zhang Le frunció el ceño. Aunque pensaba que Li Wei Yang se merecía una o dos lecciones, delante de los demás, seguía queriendo proteger su imagen amable y compasiva.
Li Chang Xi dijo rudamente:
-Da jie, ¿madre no te ha pedido que investigues sus antecedentes? Decían que no tenía ningún talento y era una cobarde, pero mírala ahora. No es sólo cuidadosa, sino que no parece una cobarde en lo más mínimo. No se parece en nada a lo que había dicho la investigación.
Da furen miró enfadada a Chang Xi y preguntó:
-Chang Xi, ¿en qué estás pensando?
Chang Xi miró a Da furen dulcemente y respondió:
-Madre, tal y como veo las cosas, ha llegado el momento de que la criada que enviamos muestre sus habilidades.
Da furen se detuvo unos instantes antes de reírse a carcajadas.
-Tienes razón.
La expresión de los ojos de Chang Xi se ensombreció.
-Ahora mismo, está bajo la protección de Lao furen pero, ¿y si la persona a la que enfadase fuese su padre? Todo el mundo recordará que es un infortunio nacido en febrero y entonces…-su voz se apagó vagamente pero miraba a Da furen con una enorme sonrisa en su cara.
-Eres inteligente.-La sonrisa de Da furen se engrandeció.-Esto no es para nada una mala idea.
La felicidad de Li Chang Xi era más que evidente cuando se apresuró a acercarse a Da furen.
-Madre, ¡hoy le has dado un brazalete!
Da furen hizo una mueca y le ordenó a Lin mumu traer un par de broches de jade que le dio a Li Chang Xi.
-Esto es para ti y para tu Si jie.
¿Qué había hecho Si jie? ¡Nada! A Li Chang Xi siempre le molestaba esa hermana suya. Decidió guardarse ambos broches para ella pero se lo agradeció a Da furen de todos modos.
Li Chang Xi no era extremadamente estúpida pero tampoco era extremadamente lista. Sin embargo, a Da furen le gustaba eso de ella. Necesitaba una Li Chang Xi que obedeciera todas su órdenes, una Li Chang Xi impulsiva que llevase a cabo todos los trapos sucios. De esta forma, Zhang Le y ella podían observar desde atrás sin mancharse las manos.
Tras un rato de cotilleos y conversaciones, Li Chang Xi se marchó.
-Madre, eres muy tolerante con ella.-Comentó Li Zhang Le mirando la silueta de Li Chang Xi.-Si sigues así, me temo que se volverá engreída y revoltosa.
-Niña tonta, eso es exactamente lo que quiero.-Da furen rio con frialdad.-En nuestro lado está Erfang que es de mente cerrada, la mentirosa Lao Wu y  por último pero no menos importante, la mente simple de Lao Si, sólo siendo así te serán útiles.
Li Zhang Le entendió lo que implicaban las palabras de su madre y sonrió suavemente mientras se sentaba al lado de Da furen.
-Madre, ¿no deberíamos añadir también a la inteligente San mei?
Da furen alzó las esquinas de su boca.
-Wei Yang no es estúpida para nada, pero muy pronto, cometerá un error.
Desde el incidente delante de Lao furen, se le enviaron ropa de inmediato. Ni siquiera tardaron un día en llegar. Había un par de conjuntos para cada estación.
Li Wei Yang escogió un conjunto suave y claro. Era rojo y dorado con imágenes de flores. En un lado había una gruesa capa de algodón muy cálida que se podía llevar en invierno. Todo esto significaba que su plan había tenido éxito. Li Wei Yang estaba sentada en su habitación. Bebía té y se preguntaba qué hacer con las platas que le había regalado Lao furen.
Hua Mei entró corriendo desde fuera con un par de zapatos hermosamente cosidos.
-San xiaojie, he notado que se os han desgastado los zapatos y vi que Da xiaojie tenía un par de zapatos que habían sido delicadamente cosidos así que también os he cosido un par. Xiaojie, mire, ¿le gustan?
Li Wei Yang miró de soslayó los zapatos. Estaban eran de un rojo carmesí con dibujos de fénix. Cada hilo estaba cosida intrincadamente. Era claro que se había dedicado mucho tiempo y esfuerzo a estos zapatos.
Hua Mei examinó con prudencia a Li Wei Yang y repitió:
-Xiaojie, ¿le gustan?
Li Wei Yang se probó los zapatos delante de Hua Mei. Una sonrisa apareció en el rostro de Wei Yang cuando sonrió y asintió como una inocente muchacha con su regalo favorito.
Hua Mei suspiró aliviada en voz baja y se agachó para ayudar a ponerse los zapatos a Wei Yang y dijo, como si fuese sin querer:
-Ahora mismo, todos comentan lo elegante y bella que es San xiaojie. ¡Comparada con Si xiaojie y Wu xiaojie, sois mucho más bella!
Al parecer, esa chica no era tan estúpida pues sabía que no podía mencionar el nombre de Da xiaojie cuya belleza era como la de un hada. Li Wei Yang pretendió no oír el comentario de Hua Mei y, en vez de eso, examinó los zapatos.
-Nubi es nueva en la finca pero ha escuchado a todas las mumus decir que San xiaojie nació de Qi yiniang[1] y que Qi yiniang también era muy hermosa de joven.-Exclamó Hua Mei como si no pudiese aguantarlo más.
De repente, Wei Yang alzo la cabeza hacia Hua Mei. Bajo su mirada, Hua Mei se sintió nerviosa e de inmediato bajó la cabeza. Procedió a abofetearse a sí misma y dijo:
-¡Nubi se ha equivocado! ¡Nubi ha hablado demasiado!
Inesperadamente, Wei Yang soltó una risita y dijo:
-¡Hua Mei, este par de zapatos es precioso!
Al ver que Wei Yang no estaba enfadada, Hua Mei se sintió aliviada y continuó.
-Me alegra que a San xiaojie le gusten. Ay, xiaojie debe sentirse muy sola sin su madre biológica a su lado, a diferencia de Si xiaojie y Wu xiaojie que tienen a Si Yiniang  que las cuida. Al menos, han podido vivir felices cada día.
Li Wei Yang parpadeó a propósito y respondió:
-Hua Mei, ¿qué intentas decir?
Hua Mei sabía cómo leer las expresiones y las palabras de la gente.
-Nubu ha oído que durante estos dos últimos días, la enfermedad de Qi Yiniang ha empeorado.
Al escuchar hablar a Hua Mei de Qi yiniang, Wei Yang tocó su colgante inconscientemente. Cuando estaba a punto de abandonar Ping Cheng, los Li de Ping Cheng la ayudaron a recuperar su colgante. Era el único regalo que tenía de su madre biológica.
Qi yiniang, también conocida como Tan xhi, originalmente era una criada al lado de Da furen a cargo de lavar los pies. Una vez que Li Xiao Ran se emborrachó, dejó a Tan shi embarazada de Wei Yang que nacería en febrero y la obligó a abandonar la finca. Para dejar que todo el mundo viese lo benevolente que era, Da furen permitió que Tan shi se convirtiese en una yiniang. En la finca de los Li, todas las otras yiniang tenían unos antecedentes apropiados, belleza o un hijo respetado. Esos eran los factores que usaban para fortalecer su posición en la finca, todas, excepto Qi yiniang que no tenía nada y había dado a luz en desafortunado mes de febrero. Además, había hecho enfadar a Li Xiao Ran.
En su vida anterior, había muerto a causa de una enfermedad medio año antes de que Wei Yang regresara a la finca, no obstante, en su vida actual, Wei yang había vuelto un año antes por lo que Qi yiniang seguía viva.
En el pasado mes, Li Wei Yang uso todo lo que tenía para buscar noticias sobre Qi yiniang pero todo lo que había descubierto que era que Li Xiao Ran no la favorecía, que no tenía reputación ni estatus alguno, que tenía un cuerpo débil y que Da furen la había enviado a vivir aislada en Nan Yuan.
Nan Yuan estaba lejos, estaba separado del terreno principal y posicionado al lado de los aposentos de los criados.
Qi yiniang no era únicamente la más pobre, sino que también era alguien que todo el mundo pisoteaba. Sólo el pensar en ello era doloroso para Wei Yang, como si una aguja le atravesase el corazón. Pero entonces, Hua Mei  que era alguien de Da furen estaba delante de ella hablando sobre Qi yiniang. Tenía que ser una trampa.
Wei Yang se rio por dentro pero por fuera, miró a Hua Mei tranquilamente. Como ya habían dado el primer paso, no podía quedarse quieta sin hacer nada. Sin embargo, todavía no estaba claro quién iba a perder, en realidad, esa partida de ajedrez.



[1] Concubina.
Title: Capítulo 15: Maquinando
Rating: 10 out of 10 based on 24 ratings. 5 user reviews.
Writed by Nana L15R1